Las cañas de Bambú tienen un gran atractivo, especialmente para nosotros los occidentales que no estamos tan acostumbrados a encontrarnos con este material, por esto muchas de las piezas de Bambú Moso que enviamos desde nuestros almacenes acaban decorando despachos, entradas de clínicas, centros comerciales y jardines.

Las piezas pueden fijarse de muchas maneras dependiendo del punto de instalación, presupuesto etc..;

Una solución sencilla y muy práctica para interior y exterior pasa por preparar una base metálica de las medidas que queramos cubrir y soldar sobre ella secciones de tubo de unos 30 cm. que se van insertando en cada una de las cañas de forma que al final estas quedan de pie de forma rápida, segura y con la composición que queramos.

Si las cañas van a situarse en una especie de macetero o jarrón estas pueden ser colocadas simplemente en el fondo y sujetarse con el mismo relleno ( grava, tierra, cemento, arena, etc..) que se vaya a utilizar, lo único que debemos tener en cuenta es que para que nos duren muchos años debemos evitar que se pueda almacenar agua en las bases de las piezas.

En cuanto a las terminaciones también hay mucha variedad, aunque lo más habitual suele ser cubrir las bases con cantos rodados o con plantas rastreras. Para las cañas utilizaremos el mismo aceite que para el mobiliario de exterior en madera.