En esta vivienda unifamiliar se dejó el espacio perfecto para realizar la instalación; un patio acristalado accesible desde abajo, una gran altura para ver las piezas en toda su longitud y una pasarela en la parte superior que permite otros puntos de vista.

Para esta instalación fijamos al suelo tres bases metálicas circulares creando así agrupaciones cespitosas como las formadas naturalmente en los bosques de Bambú, donde parten de una zona central y crecen en abanico buscando la luz. En este caso cada grupo está formado por entre 7 y 9 Cañas de Moso BMØ8, BMØ10 y BMØ12, todas con una longitud de entre 4,5 y 5 m. de altura.

Para la parte inferior está previsto un mini jardín húmedo con Sphagnum y un pequeño acuario.